Historias

Adrián Aguilar, militar carmonense desplazado en Madrid: «Ayudaremos a lo que sea y cuando sea, sin importar las circunstancias»

Adrián Aguilar, militar carmonense desplazado en Madrid: «Ayudaremos a lo que sea y cuando sea, sin importar las circunstancias»

Este joven militar carmonense es otro de esos héroes sin capa que está dedicando su vida en el «frente de batalla» contra el COVID-19

Entre los años 1803 y 1806, el médico militar alicantino, Francisco Javier Balmis y Berenguer lideró una expedición humanitaria sin precedentes. Aquella proeza sanitaria consistió en llevar la vacuna de la viruela a los territorios del imperio español en América y Filipinas, con el propósito de acabar con la mortalidad infantil que el virus estaba originando en los territorios de ultramar. Desde su salida del puerto de La Coruña, la tripulación inmunizó a las poblaciones de Canarias, América, Filipinas, Macao, Cantón y la isla Santa Elena.

Más de 200 años después de aquel hito histórico, las Fuerzas Armadas de nuestro país vuelven a recordar la figura de aquel médico español, bautizando como operación «Balmis» a la misión de nuestros ejércitos para hacer frente al nuevo enemigo global que azota sin piedad a nuestra sociedad, el «coronavirus» (COVID-19).

Son muchos, los españoles que están dedicándose en cuerpo y alma para frenar el avance de la pandemia provocada por este virus. Son héroes anónimos, que no llevan capa ni tienen poderes especiales, pero sí un amor inconmesurable por su trabajo y una gran vocación de servicio público, hasta el punto de exponerse por nosotros en el «frente de batalla» para luchar cara a cara contra este fatal enemigo.

Es el caso del protagonista de esta historia que les traemos. Adrián Aguilar Espinar es un joven carmonense de a penas 23 años de edad. Caballero legionario paracaidista, destinado en el batallón de zapadores paracaidistas VI. Estudió en el Instituto Maese Rodrigo y nos cuenta que desde aquellos años «tenía claro que quería ser militar». Al finalizar sus estudios de bachillerato se dedicó a prepararse la prueba de acceso a las Fuerzas Armadas hasta que consiguió entrar en la carrera militar.

Su primer destino fue el Centro de Formación de Tropa No2 en San Fernando (Cádiz), en mayo de 2019. En junio del mismo año juró bandera después de dos meses de instrucción militar básica, recibió la medalla «Galgo de oro» y posteriormente realizó la instrucción específica de zapador. «El 4 de noviembre del pasado año llegué a la brigada de paracaidistas hasta el día de hoy», matiza.

Hace escasas semanas, Adrián ha participado en la instalación del hospital de campaña de IFEMA en Madrid, motivo por el que hemos querido hacer llegar su historia y experiencia en el «frente» a todos sus vecinos de Carmona.

Adrián, ¿qué labores están realizando prioritariamente el Ejército Español para frenar el avance del «coronavirus» (COVID-19)?
Se está llevando a cabo la desinfección de residencias de mayores, hospitales o edificios y patrullas en apoyo a la Guardia Civil y Policia.

Usted ha participado activamente en la instalación del hospital de campaña de IFEMA en Madrid, dentro de la Operación Balmis. ¿Cuál era exactamente su función?
​Nuestras funciones fueron acciones logísticas, el montaje de camas para los enfermos, ayuda en el montaje de la instalación de oxígeno y vacío, comodidades para los enfermos y para los sanitarios. Y por supuesto, para cualquier cosa que hiciese falta. Ha sido un trabajo duro, pero no importaba el cansancio por un bien mayor.

¿Dónde se encuentra actualmente y qué labores está desempeñando?
Ahora mismo en casa pero seguimos con la misma rutina de siempre: me levanto temprano, hago deporte y cuando acabo me pongo a estudiar temario que nos envían por correo.

¿Ha participado en alguna misión del Ejército previa a la Operación Balmis?
​No.

Por tanto, podríamos decir que es su primera vez en el «frente de batalla» ¿Se está preparado para combatir a un enemigo de estas características?
Recibimos una buena instrucción para estar preparado para cualquier cosa. En este caso que es un enemigo biológico tenemos una instrucción en ambiente NBQ (nuclear, biológia, química) muy completa y conocimientos sobre el COVID-19.

Al igual que los sanitarios y otros muchos profesionales en España, los militares estáis en estos momentos en primera línea fuego. ¿Cómo lleva el estar expuesto ante un enemigo tan sutil como es el coronavirus?
Siempre es duro estar expuesto al foco, ves la enfermedad a metros y da miedo tener el riesgo de contagiarse, para evitar eso tenemos especial dedicación a los protocolos de higiene personal.

¿Cree que ganaremos esta «guerra»?
Estoy seguro de que sí. Con el esfuerzo que todos los españoles estamos haciendo esto pasará y ojalá que sea pronto.

Ver a militares uniformados en televisión y en la calle se ha convertido en una tónica desde que se decretara el estado de alarma. ¿Cuál es su percepción sobre la reacción ciudadana ante las unidades militares desplegadas a pie de calle?
En los trabajos que he realizado, tanto como patrullas y en IFEMA he recibido muy buen trato de parte de la población civil, muy respetuosa.

Algunos ciudadanos consideran que la Defensa y sus Fuerzas Armadas son un gasto «superfluo» para las arcas del Estado. ¿Cree que a raíz de este desastre la sociedad española haya podido tomar una mayor conciencia de la importancia de las Fuerzas Armadas?
Las Fuerzas Armadas no busca beneficio propio de este problema, nosotros ayudaremos a lo que sea y cuando sea sin importar las circunstancias.

De cada misión u operación en la que participa el ejército siempre se extraen «lecciones aprendidas», pero a nivel particular ¿qué está aprendiendo de toda esta experiencia?
A parte de toda la instrucción militar que tengo. He aprendido mucho sobre los valores, el espíritu de equipo, lealtad, la disciplina. Pero sobretodo aprender a valorar los pequeños detalles del día a día.

¿Qué mensaje le traslada a sus paisanos carmonenses confinados en los hogares?
Que sigan las recomendaciones de higiene personal y que respeten la distancia de seguridad. Y muchísimo ánimo que este virus lo paramos unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *