solidaridad

Pablo Gavira, responsable de Cruz Roja en Carmona: «Desbordados no, lo siguiente»

Pablo Gavira, responsable de Cruz Roja en Carmona: «Desbordados no, lo siguiente»

La pandemia del coronavirus ha incrementado el número de familias sin recursos que se ven obligadas a acudir a la ayuda de Cáritas o Cruz Roja

La pandemia ocasionada por el ya conocido coronavirus Covid-19 no sólo ha desatado una crisis sanitaria sin precedente, sino que también está desencadenando una nueva crisis económica. El cese de actividad, como consecuencia directa del estado de alarma, ha generado un incremento en el porcentaje del número de parados, lo que se traduce en multitud de familias incapaces de llegar a fin de mes.

Además de los desempleados en situación de ERTE, que aún no han recibido ningún tipo de prestación al respecto, hay que sumar las personas que desde hace años vienen sobreviviendo en la economía sumergida, es decir, profesionales que «trabajan en negro» y que con el cese de actividad han visto frenado sus ingresos. Todo esto se traduce en un aumento de la demanda de ayuda a entidades sociales, como Cáritas y Cruz Roja.

Pablo Gavira, uno de los responsables de Cruz Roja en Carmona, ha conseguido sacar unos minutos de su frenética mañana para contar en primera persona cómo están multiplicando los panes y los peces para hacer frente al aumento de la demanda. Apenas pasan cinco minutos de conversación y Pablo afirma que se encuentran «desbordados no, lo siguiente».

Desde hace años, Cruz Roja viene colaborando con un total de familias fijas, si bien a consecuencia del Covid-19 éstas han aumentado en un 60 por ciento, llegando a cubrir las necesidades de unas 220 familias. Al frente del equipo junto a Pablo, está Elena Conde, trabajadora social que se encarga del contacto con las familias y el seguimiento desde hace ocho años.

Pablo Gavira explica que actualmente están recibiendo muchas llamadas de familias nuevas, familias que normalmente estaban trabajando, pero que, a raíz de la pandemia, se han visto en una situación de absoluta necesidad. De hecho, relata que «en muchas llamadas casi se les ve que están llorando, que están muy agobiados».

Para hacer frente a esta situación, Cruz Roja ha creado el proyecto ‘Responde al Covid’ con un presupuesto fijo que, sumado a las donaciones por parte de asociaciones, tertulias cofrades o incluso el propio Ayuntamiento, hacen posible ayudar a todo el que lo necesite.

Cruz Roja Carmona está formado por dos trabajadoras sociales, los cuales se encargan de la valoración a las familias y permanecen en continuo contacto con ellas. Pablo Gavira que se encarga de la captación de fondos, alianza con empresas y tareas de administración y, por último pero no menos importante, todos los voluntarios que facilitan la distribución de alimentos, vales, tarjetas o incluso material escolar entre las familias.

Anteriormente, Cruz Roja ayudaba con vales y cheques con los cuales las familias podían comprar bienes de primera necesidad en el supermercado acordado o incluso canjearlos en establecimientos como carnicerías. Ahora se ha modernizado la situación y la entidad facilita tarjetas de crédito de La Caixa, con la cantidad correspondiente de acuerdo al número de miembros que compongan la familia. El uso de tarjetas, a diferencia de los cheques o vales, facilita fraccionar la compra en diferentes días.

Debido al estado de alarma, se han incrementado las medidas de seguridad para  garantizar la protección de todas las personas que se acerquen a la sede a retirar los alimentos y se cita a las familias con intervalos de 15 a 20 minutos. Voluntarios como Patricia Gómez, una joven de veintitrés años, continúan entregando ayuda en los domicilios de los más vulnerables o de las personas que viven en las urbanizaciones y no tienen medios con los que desplazarse hasta la sede de Cruz Roja Carmona.

Patricia, que actualmente se encuentra en tareas de proximidad, está en permanente contacto con personas dependientes o vulnerables para saber cómo se encuentran o si necesitan de algún tipo de servicio o prestación. Esta joven voluntaria agradece a este diario la visibilidad que le damos a la función que realizan «más que nada, para que la gente de Carmona sepa que prestamos esta ayuda y que los recursos son existentes», explica Patricia. Toda una lección la de estos jóvenes que, como Pablo y Patricia, se levantan cada mañana para garantizar un plato de comida en la mesa de todo el que lo necesite.

Afortunadamente, Cruz Roja Carmona no es la única entidad social que suministra este tipo de ayudas. Junto a ellas existen otras entidades, como las Cáritas de las diferentes parroquias de la ciudad. «Por suerte o por desgracia, tenemos casi el 70 por ciento de las familias necesitadas de Carmona». Son las palabras de Paco Conde, director de Cáritas de la Parroquia de San Antón.

El responsable de Cáritas de San Antón asegura a este diario que, a consecuencia de la crisis por el coronavirus, han pasado de atender a noventa familias a 130 en lo que va de pandemia, con un incremento de 40 familias provenientes de  las urbanizaciones.

Además de suministrar alimentos, la parroquia también se encarga de sufragar gastos de primera necesidad, como facturas de luz, agua, bombonas o incluso la compra de medicamentos. Desgraciadamente, su director explica que corren malos tiempos para la entidad, puesto que sus únicos ingresos provenían de las colectas de las misas del primer fin de semana del mes y estos han desaparecido tras instalarse el estado de alarma. A todo ello, habría que sumarle que las existencias de alimentos estarían a punto de agotarse.

«Calculo que el miércoles, el próximo día que abra, no quedará nada». Paco es tajante y se refiere así a los 8.900 kilos de alimentos que la entidad recibió el mes de marzo provenientes del Banco de Alimentos, y el cual podría agotarse el próximo día de reparto. La situación es alarmante. Tanto es así, que Paco, en sus dieciocho años al frente de la entidad, asegura que esta es «la peor época que están pasando».

Cáritas San Antón está formada por un total de nueve personas, y al igual que en el caso de Cruz Roja, con la ayuda de voluntarios de Protección Civil se encargan de repartir los lotes de comida entre las familias que no pueden desplazarse hasta dicha entidad.

Actualmente, por las restricciones de movilidad decretadas con el estado de alarma y con el fin de mitigar posibles contagios entre los voluntarios, solamente Paco junto a su mujer son las personas encargadas de sacar adelante las ayudas que reparten los lunes, los miércoles y los viernes de cada semana.

Paco es el claro ejemplo de sacrificio y solidaridad, puesto que, pese a estar jubilado y sin miedo a posibles contagios, cada mañana, se desplaza hasta la parroquia a preparar los lotes de alimentos con los que comerán cientos de familias carmonenses.

Para colaborar:

Caritas Parroquia San Antón: ES48 2100 8473 1302 0002 2919 La Caixa

Para más información: 667660650

Cruz Roja Carmona: ES32 0182 1750 2000 1001 1349 BBVA

Para más información: 954140751

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *